martes 10 de octubre - 2017

Cristina, cerca del peor escenario en la causa del Pacto con Irán


El juez federal Claudio Bonadio redobló la importancia política de los pedidos de indagatorias que le había hecho el fiscal Gerardo Pollicita en la causa por el encubrimiento de Irán en el atentado contra la AMIA e incluyó al ex poderoso secretario General y Técnico de la Presidencia Carlos Zannini y el ex titular de la AFI Oscar Parilli en la lista de los sospechosos. Por haber participado de reuniones clave con Teherán también sumó al ex secretario privado del Héctor Timerman, Luciano Tanto Clement, y al ex vicecancilelr Alberto D"Alotto.

Pero pruebas como la presencia del piquetero Luis D"Elía en la Casa Rosada en el momento de la "diplomacia paralela" en momentos en que Parrilli y Zannini habían ingresado a la sede gubernamental y otros indicios muestran el rol clave que habría tenido en estas negociaciones que flexibilizaron de hecho las alertas rojas de Interpol sobre los cinco iraníes acusados de ser los autores intelectuales. Además, el segundo de la AFI Juan Martín Mena está señalado como el último redactor del pacto con Irán, pasando por encima de Ruiz Cerutti. Ahora falta ver si otro pata clave de la negociación bajo estudio de la Justicia, el diputado "Cuervo" Larroque acepta responder preguntas o se amparará en sus fueros y responderá por escrito. Larroque está sindicado como uno de los que hablaban con D"Elia y éste, a su vez, con el referente iraní Jorge Yusuf Kalil, el enlace con el ex agregado cultural de Irán en Buenos Aires y principal acusado de ser el autor intelectual del atentado contra la AMIA, Moshé Rabbani.

De la misma forma, no llamó a indagatoria por ahora a la ex consejera Legal y Técnica de la Cancilería Susana Ruiz Cerutti y su segundo Holger Martinsen, dos expertos en derecho internacional. Pero el dato clave es que no consideró como imputado al ex embajador en Siria Jorge Ahuad, el mismo que confirmó la primera reunión secreta de Timerman con los iraníes en Alepo. El testimonio de Ahuad, luego de esquivar definiciones, fue clave para explicar la supuesta cadena de encubrimiento y mentiras que rodearon a la firma del pacto con Irán que significó un giro de 180 grados en la política exterior argentina.

Al mismo tiempo que metió a todos protagonistas clave de las negociaciones Bonadio solo ordenó prohibir salir del país a los imputados ya que nunca había analizado la posibilidad de disponer detenciones en este caso. “Solo fue una versión periodística montada sobre una opereta contra la causa”, dijo una fuente de Comodoro Py.

La misma prudencia se observó cuando fijó la indagatoria para la ex presidenta Cristina Kirchner para el 26 de octubre, es decir cuatro días después de las elecciones legislativa en que, según las encuestas, será elegida senadora. Recién cuando el Senado acepte su título pasará a tener fueros, es decir el 10 de diciembre. Hasta ese momento podría hipotéticamente ser detenida, aunque tanto ahora como después podrá ser procesada, embargada o enviada a juicio oral.

Pero el peor escenario de la ex presidenta no es lo que pase en esta causa, sino la posibilidad de que algún día haya una convergencia de ésta con el expediente donde se investiga la muerte violante del ex fiscal de la AMIA Alberto Nisman. La Gendarmería dictaminó que Nisman “fue asesinado” y la causa podría pasar de “muerte dudosa” a “asesintado” después de las elecciones.