jueves 5 de octubre - 2017

Los dos principales bancos de Cataluña buscan mudar su sede a otras regiones de España


Los bancos Caixabank y Sabadell, los más importantes de Cataluña, están analizando cambiar su sede a otras regiones de España para evitar quedar fuerza de la eurozona si se lleva a cabo la independencia tras el referéndum realizado el domingo y fuertemente reprimido por Madrid.

Los directivos de Sabadell incluso votará este jueves por la tarde si aprueba el cambio de sede, probablemente a la ciudad e Alicante, en Valencia, aunque también se estaban considerado Madrid y Oviedo, según reportó el periódico catalán La Vanguarida.

En tanto Caixabank analiza trasladarse administrativamente a las Islas Baleares, donde ya tiene una fuerte presencia, de acuerdo al periódico El Mundo. Está previsto que este jueves sus autoridades hablen el tema en una reunión especial.

Ambas instituciones financieras, que también están entre las más grandes de España, han experimentado fuertes bajas esta semana luego del referéndum independentista impulsado por el gobierno de la Generalitat de Cataluña. En el caso de Caixabank, tercer banco en el país sólo por detrás de Santander y BBVA, la caída fue de casi el 5%, y en cuanto al Sabadell, quinta institución, de casi el 6%.

El miércoles intentaron llevar calma a sus inversores y clientes, algunos de los cuales comenzaron a retirar fondos o pedir que fueran destinados dentro del mismo banco pero fuera de Cataluña según destacó El Economista, asegurando que tienen planes de contingencia para asegurarse continuar bajo el paraguas del Banco Central Europeo (BCE).

Caixabank y Sabadell mantienen un 22% y 27% de sus capitales en Cataluña, respectivamente, por un total de 94.000 millones de euros, cuyo destino estará en cuestión si se completa la secesión.

El Parlamento de Cataluña anunció que intentará activar el proceso independentista la semana próxima, comenzando con una reunión plenaria el lunes. De concretarse el nuevo estado automáticamente quedará fuera de la Unión Europea, de acuerdo a la llamada "doctrina Prodi".

El presidente de Sabadell, Josep Oliu, señaló que la entidad no quiere permanecer "ni un segundo" fuera de la eurozona, pero también agregó que el cambio de sede sería sólo administrativo y que las personas y activos inmobiliarios quedarían en Cataluña, según La Vanguardia.

Mientras que su par en Caixabank, Jordi Gaul, ha sido más cauto y considera que no es oportuno hacer públicos los planes de contingencia ya que hay una fuerte convicción de que no será necesario ningún traslado.

De cualquiera manera, los movimientos de ambos bancos generaron una respuesta positiva en los mercados y sus acciones tuvieron un rebote positivo tras varios días de retrocesos.

La mirada estará puesta ahora en la semana próxima, a la espera de si se anuncia o no el inicio del proceso independentista, tras lo cual el cambio de sede "sería en cuestión de horas", según dijeron fuentes de Sabadell a El Mundo.