martes 2 de enero - 2018

Cordoba año 1960: La F1 paseó en el Parque Sarmiento


lavoz.- En 1960, el tradicional paseo cordobés se pobló del rugidos de los poderosos motores de la máxima categoría del automovilismo.
Quedó claro que los seguidores del automovilismo tienen buena memoria. Y también que los más jóvenes, algo de historia saben. Porque afirmar que la Fórmula Uno se corrió una vez en el Parque Sarmiento suena a cuento, pero fue verdad. Como también fue cierto que su pequeño lago fue epicentro de una competencia de lanchas.

La fecha quedó grabada a fuego en la memoria de los aficionados tuercas: domingo 14 de febrero de 1960. Ese día, desde muy temprano, una caravana humana comenzó a pugnar por una buena ubicación a pesar de la calurosa jornada. Para matizar la espera de la carrera, cuyo inicio estaba previsto para las 17, la organización programó una prueba motociclista de 50 millas, además de un desfile con los automotores producidos en la distintas plantas industriales radicadas en Córdoba. También hubo un recorrido de la pista por un jeep guiado por Juan Manuel Fangio en compañía del gobernador Arturo Zanichelli, y una ceremonia con los abanderados de los países representados.

A la hora fijada, las máquinas rompieron el silencio y se dispusieron a dar las 75 vueltas al circuito. En la salida, dos pilotos justificaron ampliamente sus antecedentes: el australiano Jack Brabham (Cooper Climax) asumió el comando del pelotón seguido por su compañero de equipo, el neocelandés Bruce McLaren, quien había ganado una semana antes del Gran Premio corrido en Buenos Aires.


Ambos imprimieron un fuerte tren de carrera en el inicio, luego regularon un poquito el ritmo para pronto volver a la carga a todo motor. En la vuelta 29, McLaren debió desertar luego de haber abollado la trompa y roto el radiador de aceite, mientras Brabham siguió al frente algunas vueltas más, acosado más de cerca por el norteamericano Dan Gurney (B.R.M.). El argentino Carlos Menditeguy (Cooper-Maseratti), que había arrancado en un meritorio tercer lugar, comenzó a retroceder lugares por problemas con su caja de velocidades.
Cuando todo parecía encaminarse para un triunfo de Brabham, éste debió abandonar en la vuelta 39 a causa de un desperfecto en la bomba de nafta. Gurney pasó a encabezar la competencia escoltado por el sueco Joakim Bonnier (B.R.M.) y el francés Maurice Trintignant (Cooper). Al cumplirse la vuelta 40 también se quedó Bonnier, lo que le permitió a Trintignant ubicarse segundo para ir a la caza del puntero. Más atrás se ubicaba nuevamente Menditeguy en el tercer lugar, quien aclamado por la multitud venía acercándose a los puestos de privilegio.

Bandera a cuadros para Trintignant
En la vuelta 58, Trintignant tomó la delantera por primera vez, pero Gurney se recuperó y volvió a la punta en el giro 63, a 12 del final. En ese momento, Menditeguy abandonó la prueba, dejando a la misma sin uno de sus principales animadores. Poco más tarde, corrió igual suerte el inglés Alan Stacey (Lotus) y la lucha por la victoria se centró entre Gurney y Trintignant.

El francés, que en la vuelta 64 volvió a pasar al frente, apuró el tren de carrera y se alejó apreciablemente de Gurney. Con impecable manejo hasta la meta, Trintignant llegó a la bandera a cuadros con medio circuito de ventaja sobre el norteamericano.

Sólo cinco de los 14 competidores finalizaron la prueba. Escoltaron al ganador Gurney (a 48 segundos), el italiano Gino Munaron (Maseratti, a 5 vueltas), el venezolano Ettore Chimeri (a 12 vueltas) y Bonnier (a 22 vueltas). El promedio del ganador fue de 122,531 kilómetros por hora y el récord de vuelta perteneció a McLaren, que en el giro estableció un tiempo de 1m 27s 2/10.