sábado 6 de octubre - 2018

Por qué los huskies tienen los ojos azules


Los huskies llaman la atención, entre otras cosas, por sus penetrantes ojos azules. Aunque hay otras razas que también los tienen, su alta incidencia entre estos canes siberianos ha mantenido intrigados a los científicos. Ahora un estudio abre una nueva vía de investigación que podría aplicarse no solo a estos imponentes animales, sino a todos los mamíferos en general, incluidos los humanos.

Los ojos azules en los perros responden genéticamente, hasta la fecha, a dos mutaciones concretas. La primera y más común es que porten el «gen merle», lo que provoca que su manto sea de color «mirlo», o salpicado de manchas, y que puedan presentar esta tonalidad de mirada. El problema de este gen es que si dos portadores se juntan para tener más descendencia, sus cachorros serán «doble merle», una condición genética que a menudo conlleva la ceguera y sordera del can. Otra opción es que el perro esté afectado por la «Serie C», conocido como albinismo, lo que provocará que el animal sea totalmente blanco y la nariz sea extremadamente rosada.

Sin embargo, los ojos azules de los huskies siberianos no respondían a ninguna de estas dos variaciones genéticas. Ahora, un reciente estudio publicado en la revista «PLOS Genetics» puede que haya dado con la razón: una duplicación del cromosoma 18, en una región cercana al gen ALX4, que está muy vinculado con el desarrollo ocular en los mamíferos.

Los responsables explican que con solo una copia de esta variante cromosómica, los huskies pueden tener ojos azules o heterocromía (un ojo de cada color). Sin embargo, también han encontrado que algunos ejemplares, aunque porten esta duplicidad, no la han manifestado físicamente (tienen ojos oscuros), por lo que afirman que otros factores genéticos o ambientales pueden influir en esta característica.

¿Cómo lo han averiguado? Los responsables de la investigación, Adam Boyko y Aaron Sams, han utilizado los datos cruzados de los estudios genéticos de 6.070 perros, junto con encuestas realizadas a sus dueños. Esto especificaron los rasgos físicos de su mascota e incluyeron una foto de la misma. Este tipo de investigación ya se realiza en humanos, pero se trata de la primera realizada en perros.

¿Una mutación seleccionada por los humanos?
A la pregunta de si esta mutación se puede deber a un «error» evolutivo, Sams explica a ABC: «En cierto sentido, sí. Las mutaciones, como esta duplicación, son errores que ocurren durante la replicación del ADN. Sin embargo, aún no hemos investigado si podría haberse convertido en algo tan común como lo es hoy en día en los huskies siberianos solo por casualidad».

De hecho, la investigación baraja que fueran los propios humanos quienes «seleccionaran deliberadamente perros que tuvieran esta mutación al azar, aumentando así la frecuencia en hueskies», si bien aún no se ha explorado esta vía. Y el estudio no solo se ha fijado en esta raza siberiana: también se observó que la duplicidad se da en pastores australianos que no tienen el «gen merle».

Qué ocurre con otros mamíferos
Los investigadores opinan que este estudio sería una vía de entrada a otras investigaciones que determinen nuevas explicaciones de por qué los ojos azules se desarrollan no solo en los perros, sino en el resto de mamíferos, incluidos los seres humanos. «Aunque unas pocas variantes genéticas explican la mayoría de los casos de ojos azules en humanos, algunas personas con este rasgo no portan esas variantes, lo que significa que existen otras diferentes, como en los perros», afirma el científico.

Por otro lado, anteriores estudios ya han sugerido la relación entre la duplicación del cromosoma y su cercanía al gen ALX4, involucrado en el desarrollo del ojo y que también se encuentra en algunos tejidos oculares en humanos. «Por lo tanto, una mutación similar en humanos, si ocurriera, podría conducir potencialmente a la pérdida de pigmento en los ojos de las personas», concluye Sams. A pesar de todo, y al igual que en caso de los humanos, «todavía hay perros de ojos claros que no se explican desde una perspectiva genética», recalca el investigador, por lo que aún está incompleta la razón de por qué los huskies tienen esa mirada.

Otros campos de exploración
Los datos fueron recogidos por la empresa Embark Veterinary (dedicada a estudios de ADN canino para particulares), fundada por Bokyo y en la que Sams desarrolla su labor científica. «Embark actualmente está llevando a cabo proyectos de investigación similares en una variedad de características morfológicas y relacionadas con la salud, y esperamos continuar utilizando nuestra plataforma para hacer avanzar la genética canina y la salud de una manera muy real», afirma Sams.

La compañía trabaja en colaboración con Universidad de Medicina Veterinaria de Cornell y ya tiene en marcha otros estudios relacionados como, por ejemplo, comprender los factores genéticos del síndrome de Wobbler en los Doberman Pincher, que puede provocar ataxia muscular, parálisis y dolor y rigidez en el cuello de los perros. «Además, tenemos una serie de proyectos en los trabajos que incluyen temas como el cáncer de los canes, el impacto de la baja diversidad genética en la salud canina y las relaciones dentro y entre las razas», explica Sams.