sábado 3 de noviembre - 2018

Boca goleó a Tigre y llega entonado al superclásico


Comenzó el partido en desventaja, con un equipo que poco tuvo que ver con el que habitualmente es titular. Aún así, Boca hizo valer la jerarquía de sus jugadores de recambio ante un Tigre que no logró cristalizar en el resultado su momento favorable en el encuentro, y logró un 4-1 importantísimo para llegar con el mejor semblante posible a la primera final de la Copa Libertadores ante River, el próximo sábado.

Federico González puso en ventaja en el primer tiempo a un equipo de Victoria que lejos estuvo de salir a refugiarse, pero Tevez niveló las acciones y así se fueron al descanso. En el complemento, el colombiano Edwin Cardona, nuevamente el “Apache” y Julio Buffarini coronaron la remontada y encendieron la ilusión de una Bombonera que clamó por la séptima conquista continental, nada menos que ante su clásico rival.

El conjunto de Guillermo Barros Schelotto presentó tan solo uno de los once titulares el pasado miércoles obtuvieron en San Pablo, ante Palmeiras, la clasificación a la histórica final de la Libertadores, cuya realización quedó confirmada esta noche, en medio del partido, cuando Conmebol oficializó su decisión sobre el reclamo de Gremio.

El único que repitió es el arquero Agustín Rossi, aunque en la formación inicial de este noche Boca contó con nombres de peso como Fernando Gago, Edwin Cardona y una delantera de lujo compuesta por Mauro Zárate, Darío Benedetto y Carlos Cardona.

Tigre sorprendió con su planteo y se puso en ventaja a los 10 minutos, con un latigazo de Federico González que dejó prácticamente sin reacción a Rossi. Lógicamente, Boca fue en busca del empate pero el visitante trató de no otorgarle grietas por donde filtrarse.

Avisó Zárate con un remate cruzado y mordido que se fue cerca del palo derecho y empató Tevez a los 25, tras un gran pase al vacío de Fernando Gago, una intervención incompleta de Benedetto (Augusto Batalla le cometió penal pero Germán Delfino dejó seguir correctamente) y una definición del “Apache”, con el arco libre.

Boca creció a partir de la igualdad y casi revierte el resultado en la primera etapa, pero Benedetto definió desviado, mano a mano con Batalla. Tigre, por su parte, se mantuvo a la expectativa con la movilidad de Diego Morales y un González que obligó a la defensa local a no desconcentrarse.

La dinámica fue una marca registrada del encuentro, también en el inicio del segundo tiempo, porque había espacios y los dos querían jugar.

En ese marco, Zárate acertó al palo izquierdo tras un ataque encabezado por Tevez, Tigre respondió con sendos tiros de Martín Galmarini y Matías Pérez García en los que intervino Rossi, y Cardona completó unos primeros diez minutos interesantísimos con un derechazo que exigió a Batalla.

La Bombonera empezó a pedir por el superclásico copero y eso pareció afectar a Boca, que tuvo la pelota pero quedó lejos del arco rival, a diferencia de un Tigre que avanzó prolijo, transitó con fluidez la zona media del campo y se mostró más incisivo que el local, pero al que le faltó dar la puntada final.

Pero a los 23, cuando Boca menos lo merecía, a Cardona le quedó una pelota flotando en la puerta del área y metió un derechazo potente que pasó por debajo de Batalla y significó el 2-1.

Cuatro minutos después, Tevez prácticamente selló la suerte del “Matador” al completar su doblete, y poner el 3-1 para Boca, con un remate que le pasó entre las piernas a Batalla, tras una inteligente cesión de Cristian Espinoza, factor clave en los últimos dos goles “Xeneizes”.

A partir de allí fue todo tranquilidad para el equipo de la ribera, que le puso la fruta roja al postre con un zurdazo de Buffarini, luego de un engancha hacia adentro, en el área, que se metió prácticamente en el ángulo opuesto de Batalla.

Boca terminó por aprobar un encuentro en el que pasó momentos de zozobra, y se llevó un triunfo valioso desde lo anímico para esperar con un ánimo inmejorable uno de sus partidos más importantes de los últimos tiempos.