martes 6 de noviembre - 2018

La muerte a tiros de la tigresa Avni provoca una condena masiva


La muerte de la tigresa Avni, tiroteada este viernes por un agente forestal y a la que se atribuyen las muerte de varias personas, ha desatado una oleada de críticas de ONGs animalistas, medios de comunicación y hasta del propio Gobierno central. A las condenas de personajes de distinto signo se sumó este domingo la de la ministra india de Desarrollo de la Mujer y el Niño, Maneka Gandhi, quien calificó el caso de "brutal asesinato" y desveló que la muerte de Avni es parte de una trama mayor. Un agente forestal disparó en la noche del viernes a la tigresa, acusada de matar a al menos seis personas, con versiones que le atribuyen la muerte de hasta 13 seres humanos, y a la que le sobreviven varios cachorros ahora huérfanos. El Tribunal Supremo indio había autorizado el asesinato 

El pasado septiembre, el Tribunal Supremo había desestimado la petición de dos activistas de salvar la vida de la tigresa, que habita en un bosque del distrito de Yavatmal, en el estado occidental de Maharashtra, y había dado luz verde para matarla. Gandhi, que considera un "crimen" la muerte de la felina, cargó por dar la orden contra el ministro de Bosques de Maharashtra, Sudhir Mungantiwar, perteneciente al mismo partido que ella, el Bharatiya Janata Party (BJP), de Narendra Modi. "Ha estado haciendo esto regularmente y este es el tercer tigre que es asesinado, además de varios leopardos y jabalíes", denunció en una serie de mensajes en su cuenta oficial de Twitter, donde precisó que el tirador fue Shafat Ali Khan. A Khan le acusó de la muerte de tres tigres, diez leopardos, unos cuantos elefantes y unos 300 jabalíes en la zona de Chandrapur, además de señalarle por proveer de armas a "antinacionales" e incluso por un presunto asesinato En el caso de Avni, el que apretó el gatillo fue un hijo de Khan. "Su hijo no estaba autorizado para matar, esto es evidentemente ilegal. A pesar de que los oficiales forestales estaban comprometidos a tranquilizar, capturar y poner en cuarentena a la tigresa, el tirador de gatillo fácil la ha matado", agregó. La ministra Gandhi mostró su preocupación por los dos cachorros que han quedado huérfanos y a merced de la muerte, al tiempo que prometió ir en contra del "asesinato" legal, criminal y políticamente. 

En la actualidad, la India acoge el 70% de la población mundial de tigres, una especie que también subsiste en otras naciones asiáticas como Bangladesh, Vietnam, Tailandia, Nepal o Camboya. El tigre es muy apreciado en países como China para elaborar medicinas tradicionales y su tráfico ilegal en Asia es una de las mayores amenazas para preservar la especie. PETA: "Debe investigarse como crimen contra la fauna" La ONG animalista Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) pidió este domingo que se investigue como un "crimen contra la fauna" la muerte a tiros este viernes de una tigresa a la que se le atribuye haber matado a varias personas en el estado de Maharashtra, en el oeste de la India. Aseguran que la tigresa Avni "fue matada ilegalmente para satisfacer el deseo de sangre de un cazador, en posible desacato del tribunal y en aparente violación de la Ley de Protección de la Fauna y de las normas de la Autoridad Nacional de Conservación de Tigres", indicó en un comunicado la coordinadora de emergencias de PETA India, Meet Ashar.

 "Este asunto debe ser investigado y tratado como un crimen contra la fauna, sea autorizado por el Estado o no, nadie está por encima de la ley", concluyó Ahsar, que calificó el día de su muerte como una jornada "negra" para el país. El pasado septiembre, el máximo órgano judicial desestimó la petición de dos activistas de salvar la vida de la tigresa, que habita en un bosque del distrito de Yavatmal, porque ha matado a seres humanos. Según explicó el abogado de la defensa, Anand Grover, a la tigresa se le atribuye el ataque y la muerte de seis personas que se aventuraron en la reserva forestal, tres de ellas antes de emitirse la primera orden del Supremo en relación al caso y otras tres durante el proceso. Además, hay versiones de que la tigresa supuestamente se comió a una de las víctimas."No hay pruebas de que se haya comido a una persona, sólo hay pruebas de que ha matado", declaró el letrado, al insistir en que fueron las víctimas las que entraron en la zona que es hábitat del animal y no a la inversa.