lunes 3 de diciembre - 2018

Modric gana el Balón de Oro


Cuando Cristiano Ronaldo levantó su primer Balón de Oro, en 2008, Luka Modric apenas despuntaba en su carrera como futbolista en Europa, recién llegado al Tottenham. El joven centrocampista croata, de 23 años, era entonces una promesa del fútbol mundial que había decidido dar un giro a su vida para alcanzar sus sueños. Se despidió de sus compañeros en el Dinamo Zagreb y puso rumbo a Londres por 21 millones de euros, todo un hito en aquella época.


Diez años después, Modric se ha convertido en un jugador de referencia en la medular del Real Madrid, ganador de cuatro de las últimas cinco Champions, las tres últimas consecutivas, y desde este lunes será también recordado como el futbolista que puso punto final al duopolio de una década ininterrumpida de Cristiano Ronaldo y Messi en el palmarés del Balón de Oro. Modric, de 33 años, se coronó en París como el mejor futbolista de 2018, con 753 puntos, por delante de Cristiano (476), Griezmann (414) y Mbappé (347), y estampó así el broche a un año excepcional en el que fue subcampeón del mundo con Croacia y elegido mejor jugador del Mundial.

Cristiano acabó en el segundo peldaño por sexta vez en su carrera y Messi fue quinto, su peor resultado en este galardón desde 2006. “Es una sensación única”, dijo Modric, acompañado en la gala por su esposa y sus tres hijos. “Estoy feliz, orgulloso, es un honor. Son muchas emociones difíciles de explicar en palabras. Gracias a los que me han ayudado a estar aquí esta noche. Gracias a mis compañeros y entrenadores del Real Madrid y de la selección de Croacia. De niños todos tenemos sueños. El mío era jugar en un gran equipo y ganar trofeos importantes. El Balón de Oro era más que un sueño. Lo gano después de que lo hayan hecho durante mucho tiempo dos jugadores excepciones como Cristiano y Messi, y por delante de otros grandes jugadores de ahora. Eso significa que he hecho algo especial en el campo”, añadió el pequeño centrocampista, el primer jugador desde Kaká en 2007 que gana el Balón de Oro fuera de esa tiranía que desde entonces escribieron CR y Messi.

Ambas estrellas, la portuguesa hoy de la Juve y la argentina del Barça, no aparecieron en una ceremonia en la que sí estuvo Griezmann, tercero en el podio. “Estoy aquí por respeto a mis compañeros y al resto de candidatos. Pero espero poder sustituir a Luka pronto”, afirmó Griezmann; “además de la Copa del Mundo, he ganado la Liga Europa. No está mal. Puede que la Champions sea más importante, pero nosotros no cambiaremos el Mundial por el Balón de Oro”.

Cerca del futbolista del Atlético, Mbappé (PSG) sonreía como cuarto clasificado y mejor joven, Trofeo Kopa. “El año pasado fui séptimo, este estoy entre los cinco mejores. Hay jugadores que lo han merecido más”, admitió el joven delantero, de 19 años. Junto a Varane, séptimo, fueron tres los futbolistas franceses entre esos siete primeros, el premio a la Copa del Mundo conquistada este verano en Rusia.

Otra de las grandes estrellas mundiales, Neymar, quedó 12º clasificado, y dos españoles figuraron entre los 30 primeros: Sergio Ramos, en el puesto 21, e Isco, cerrando la treintena.