jueves 8 de marzo - 2018

Dicho por mujeres: "No hay mejor regalo que la experiencia de un orgasmo"


Llegar al orgasmo y vivirlo de forma placentera, permitiéndose pasar por la experiencia con libertad y sin prejuicios, es el mejor regalo en el Día de la Mujer, sostienen profesionales de la sección Sexología del Hospital de Clínicas.

"En el día de la mujer no hay mejor regalo que la experiencia de un orgasmo", afirman la médica Silvina Valente y la licenciada María Ester Antelo, especialistas en sexología de la División Ginecología del hospital escuela universitario.

Las médicas subrayan que "todas estamos capacitadas para tener un orgasmo: es cuestión de reconocimiento y aprendizaje".

En la experiencia orgásmica operan lo biológico, lo psicológico y lo social, que son tres dimensiones constitutivas de todo individuo.

"La clave del orgasmo es la pérdida de control. En eso radica todo el sentido", en perder por un instante el control de la corporeidad, y "es probable que muchas mujeres no quieran o no puedan pasar por la experiencia con total libertad y sin prejuicios", dicen.

Como un orgasmo es único para cada persona, "es importante aprender a vivenciarlo por fuera del relato de los otros o del preconcepto social", afirma Valente.

"El orgasmo es más que la reacción física durante el encuentro sexual -indica por su parte Antelo-. La actitud, el desarrollo de la sexualidad, el erotismo, el encuentro con el otro, van generando el camino para que se consiga el correlato placentero en el orgasmo", a través de la riqueza de vivencias que no se circunscriben al momento del coito.

"No hay mejor regalo que la experiencia de un orgasmo"
Hay que permitirselo y no demandarlo en el otro.

Antelo plantea que "es muy importante para la mujer conocerse y conocer sobre su propia respuesta sexual. Hay que permitírselo y no demandarlo en el otro, no traspasar esas expectativas acerca de alcanzar el placer gracias a lo que la otra persona haga. Es importante el aprendizaje de nosotras con nuestros cuerpos".

"Hay que desconstruir la mirada sobre la mujer. Lo que expresa a la mujer en su totalidad no es la vagina, que se asocia con la maternidad y se valora en función de la capacidad del hombre de poder penetrarla. Es la vulva, que nos liga a nuestro cuerpo, la diversión y el placer, con el clítoris, el único órgano del cuerpo humano destinado exclusivamente al placer, porque ni siquiera el pene del hombre tiene esa única función", plantean.