viernes 9 de marzo - 2018

La segunda gran tormenta en Estados Unidos en una semana deja cientos de miles de personas sin electricidad


(CNN) — Cientos de miles de casas en el noreste de Estados Unidos están sin electricidad este jueves, un día después del paso de la segunda gran tormenta por la región, que azotó la zona con fuertes nevadas y vientos, derribó cables eléctricos y dejó las carreteras en malas condiciones.

La tormenta del noreste puede dejar aún más centímetros de nieve en Massachusetts y el norte de Nueva Inglaterra durante el jueves. Pero la mayor parte de la tormenta pasó el miércoles, dejando alrededor de 900.000 clientes sin electricidad en la Costa Este desde Virginia a Maine.


Con todo, la tormenta fue menos severa que la "bomba ciclónica" del fin de semana pasado, que dejó al menos seis muertos.
La tormenta del noreste dejó importantes nevadas el miércoles, especialmente en Pensilvania, Nueva Jersey, Nueva York y Nueva Inglaterra.
Algunas escuelas cerraron en áreas como Hartford, Connecticut, y Boston. Asimismo, funcionarios de transportes pidieron a la gente limitar su conducción para poder limpiar las carreteras.

Esto se sumó a que cerca de 400.000 clientes seguían sin electricidad después de la "bomba ciclónica" del pasado fin de semana.


Continuará la nieve en Nueva Inglaterra
La mayor parte de la tormenta ya ha pasado por el noreste. Aún así, Nueva Inglaterra “aún sufriría los efectos del viento y la nieve durante el jueves”, explicó el meteorólogo de CNN Michael Guy.

También preocupan las inundaciones costeras, con avisos en el este de Massachusetts, según el Servicio Meteorológico Nacional.

En Pensilvania, el gobernador Tom Wolf declaró estado de emergencia en algunos condados. Algunas comunidades de Filadelfia, como Rosemont y Wrightstown Township, registraron más de un pie de nieve, lo que equivale a 30 centímetros.

Nueva Jersey fue uno de los estados más golpeados, con nieve que llegó a las 14 pulgadas.
En Nueva York, Sloatsburg encabezó la lista de la mayoría de las nevadas de la noche del miércoles, llegando a acumular 66 centímetros en 24 horas, según el Servicio Meteorológico Nacional. El Gobernador desplegó a 400 efectivos de la Guardia Nacional para ayudar en la recuperación tras la tormenta.

Amtrak suspendió o redujo la frecuencia de sus trenes en algunas áreas, como los viajes entre Penn Station (Nueva York) y Boston.

¿Viene otra gran tormenta?
Esta tormenta comienza a disiparse, pero los meteorólogos empiezan a mirar por señales que indiquen si pudiera haber otra al acecho.

Un modelo de pronóstico de Estados Unidos muestra que hay otra tormenta que podría desarrollarse a principio de la próxima semana, lo que podría generar más nieve y fuertes vientos en la costa este.

Sin embargo, un modelo europeo apunta a que el sistema se mueve más allá sobre el Atlántico, por lo que no tendría impacto en el noreste de Estados Unidos.