martes 12 de junio - 2018

SI PASAN ESE VIDEO INTIMO ME MATO


“Si se llega a viralizar el video, ustedes serán los culpables de que me suicide”, le dijo Nahir Galarza (19), la joven acusada de asesinar de dos tiros a su ex novio Fernando Pastorizzo (20), en diciembre pasado en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú, al fiscal Sergio Rondoni Caffa cuando terminó la audiencia de ayer en el juicio por la juicio por el crimen del joven, según revela Clarín.

Minutos antes al encuentro en solitario de la acusada y el fiscal, un perito informático que inspeccionó el celular del joven asesinado declaró que halló un video “intimo” de la pareja, aunque no aclaró si las imágenes eran de sexo explícito, agrega ese medio.

Tras esto, un abogado de la querella pidió verlo en la sala para demostrar algo clave para la causa y que significaría un agravante para la imputada: el vínculo entre ambos. Pero los jueces negaron esta solicitud y dijeron que de ser necesario lo mirarían en privado. Cuando este ocurría Nahir comenzó a llorar desconsoladamente.

Cuando el debate terminó, tras seis horas, solo quedó en la sala el fiscal Rondoni Caffa. En ese momento regresó Nahir custodiada por dos policías, se dirigió directamente al fiscal. "¿Es necesario que muestre ese video? ¿Por qué lo quiere mostrar?. Si usted muestra ese video va a ser el responsable de que yo me suicide”, dijo sin rodeos la chica.

Vecina dijo que Pastorizzo era agresivo y estaba armado, y las querellas pidieron que le imputen falso testimonio

Una vecina declaró ayer que la víctima había sido agresiva con la acusada y que la madrugada del hecho lo vio a él con un arma de fuego, por lo que las querellas pidieron que la imputen por falso testimonio.

Una fuente del proceso judicial informó que en la audiencia que también declararon como testigos dos jóvenes vinculados a la sospechosa y dos peritos oficiales en Comunicaciones.

De acuerdo al informante, la vecina María Inés Correa declaró sobre varios incidentes previos al crimen ocurridos en la puerta de su casa, a metros del domicilio de Galarza, y que, según ella, involucraron a la joven y a Pastorizzo.

La testigo describió que en esas ocasiones ella se despertó por los gritos de la pareja y que vio cómo el muchacho se comportó de manera agresiva con la ahora acusada.

La vecina también se refirió a que la madrugada del crimen, entre las 4.30 y las 5, volvió a escuchar ruidos y por la ventana alcanzó a ver a Pastorizzo con un arma de fuego encima y que obligó a Galarza a subir a la moto en la que se fueron del lugar.

Según la investigación, el crimen de Pastorizzo fue cometido entre las 5.10 y las 5.15, en base al testimonio de un remisero que vio a la víctima baleada en el suelo y a los datos del GPS del vehículo de alquiler.

Tras la declaración de esta vecina, los abogados querellantes Roberto Virué y Juan Carlos Peragallo solicitaron al tribunal que la impute de falso testimonio por considerar que incurrió en una serie de contradicciones, cuestión que será resuelta por los jueces al momento de dar a conocer su fallo.

Luego declaró Joaquín Osorio Cadot (19), quien contó que conoció a Pastorizzo y también a la acusada, con quien mantuvo relaciones sexuales desde 2016 hasta aproximadamente un mes antes del crimen. Este testigo declaró que la madrugada del asesinato, cerca de las 5.40, él vio a Galarza entrar a su casa con "una sonrisa extraña, media burlona" y que llevaba algo en la mano que no pudo precisar con exactitud, explicó a Télam la fuente consultada.

A su turno, el testigo Rafael de Stefano (19) declaró que él tuvo sexo con Galarza un sola vez y que en Navidad la notó "extraña" pero que ella no le quiso decir qué le pasaba, y que esa fue la última vez que la vio.

Por último declararon ante los jueces Mauricio Derudi, Arturo Exequiel Dumón y Alicia Vivian un perito de la Procuración General de Entre Ríos y otro de Gendarmería Nacional que analizaron el contenido de los respectivos celulares de Galarza y Pastorizzo.