sábado 7 de julio - 2018

Creció a 1.000 el número de gorilas de montaña, aunque persisten riesgos


El número de gorilas de montaña en peligro de extinción está aumentando, tras los esfuerzos de conservación en el macizo transfronterizo de Virunga, una de las dos áreas restantes donde el gran simio todavía existe.

Los resultados del censo publicados revelan que las cifras han aumentado de un estimado de 480 en 2010 a 604, incluyendo 41 grupos sociales y 14 machos solitarios en el área transfronteriza.

La población silvestre a nivel mundial de gorilas de montaña se estima en 1.004, al combinar los resultados del censo con las cifras publicadas por el Parque Nacional Impenetrable Bwindi, Uganda (donde se encuentra el resto de la subespecie) y lo convierte en el único gran simio en el mundo cuya población se considera en aumento.

Los hallazgos son el resultado de estudios coordinados por la colaboración transfronteriza de Gran Virunga, respaldados por el Programa Internacional de Conservación de Gorilas (IGCP, un programa de coalición de Fauna & Flora International y el Fondo Mundial para la Naturaleza, WWF.

A pesar de las buenas noticias, el desarrollo del censo reveló la persistencia de amenazas directas por trampas con cables o lazos. Durante el censo, los equipos encontraron y destruyeron más de 380 trampas, colocadas para atrapar antílopes, pero que también pueden matar o lesionar a los gorilas.

Una de las trampas descubiertas por los equipos contenía un gorila muerto. También se vislumbran nuevas amenazas en el horizonte, incluyendo el cambio climático, el desarrollo de infraestructura y las enfermedades, que tiene el potencial de devastar a las poblaciones restantes.

Los actuales conflictos y disturbios civiles en la región también presentan un riesgo constante, afectando a las personas y la vida silvestre.

Margaret Kinnaird, líder de Práctica de Vida Silvestre de WWF, dijo: "Estas son grandes noticias para los gorilas de montaña y demuestran lo que puede lograrse para la vida silvestre cuando las ONG, los gobiernos y las comunidades trabajan juntos".

Sin embargo, la gran cantidad de trampas encontradas y las numerosas amenazas que enfrentan los gorilas, incluyendo el cambio climático, indican que la batalla está lejos de haberse ganado.

Los tres países del área de distribución de los gorilas y los socios deben continuar colaborando para salvaguardar el Macizo de Virunga, no solo para proteger a estas increíbles criaturas sino también para el bienestar de las personas que también habitan en este paisaje. La historia del gorila de montaña puede ser un modelo de cómo restaurar y mantener la preciosa biodiversidad de nuestra tierra.