martes 7 de agosto - 2018

Un 20% de las mujeres argentinas son anorgásmicas


El 20% de las mujeres argentinas son anorgásmicas, esto es, que no logran alcanzar el orgasmo o rara vez lo han conseguido. El dato surge de una encuesta realizada por la Sociedad Argentina sobre Sexualidad Humana y deja en evidencia otro aspecto de la sexualidad de las argentinas: mientras un 37% dijo tener un alto interés sexual, un 63% aseguró que su interés por el tema es de moderado a bajo.

El sondeo, que consultó a 500 mujeres entre 18 y 60 años, también revela que el 69% de las argentinas ha fingido orgasmos alguna vez. Entre las que fingieron orgasmos, al consultar con qué frecuencia lo hacían, el 54% dijo que “casi nunca”, el 26% respondió que “pocas veces”, el 13% dijo “a veces” y un 7% admitió que “casi siempre”.

La anorgasmia, o falta de orgasmos, es una disfunción sexual que impide el disfrute de un encuentro sexual. Puede tratarse de una anorgasmia primaria, cuando no se logra el orgasmo bajo ningún método de estimulación o secundaria si se logró alcanzar orgasmos en el pasado, pero no se consigue en el presente. Se estima que la gran mayoría de los casos de anorgasmia se deben a cuestiones psicológicas y no fisiológicas.

“Las causas suelen ser psicógenas y por lo general están dadas por una ansiedad de rendimiento. La mujer se ubica en un rol de espectadora y va al encuentro para agradar al otro y su atención está en el otro y no en ella. Si bien las relaciones sexuales no tienen que ser egoístas si tienen que ser egocéntricas y muchas de estas mujeres ponen la atención en la otra persona y viven la sexualidad del otro y no la nuestra. Otras mujeres se encuentran inhibidas y se cohíben frente al acto sexual”, asegura Silvina Valente Presidente de la Sociedad Argentina de Sexualidad Humana.

La encuesta también consultó a las mujeres si les resultaba difícil alcanzar el orgasmo. El 38,1% dijo “no me es difícil”, el 36,4% aseguró que le resulta “poco difícil”, el 9,6% admitió que le es “difícil”, un 7,1% respondió “muy difícil” y un 8,8% de las consultadas dijo que “no tiene actividad sexual”.

“La mujer en el plano sexual carga con la mochila del pasado, un pasado en el que su disfrute estaba oculto y en el que las relaciones estaban dadas por y para la reproducción, por lo cual cuando el hombre llegaba al clímax se daba por finalizado el encuentro. Esa mochila llenó a las mujeres de tabúes y de miedos, en nuestras casas, en nuestras escuelas nunca se nos habló sobre la importancia de la autoexploración, los orgasmos, el reconocer nuestro cuerpo y sentirnos a gusto, es por eso que cuesta que las mujeres logren liberarse para poder disfrutar plenamente del acto sexual. Creo que la comunicación en la pareja, la autoexploración y la educación sexual son fundamentales para ir logrando cambios verdaderamente significativos en la vida sexual de las personas”, afirma Francesca Gnecchi, Directora de Erotique Pink, que también participó del trabajo.