sábado 16 de febrero - 2019

Ushuaia perderá el título de “Ciudad más austral del mundo” a manos de un poblado chileno




Su ubicación en el extremo sur del continente americano confiere a la pequeña y apartada población chilena de Puerto Williams la cualidad de poseer "el último hospital del mundo", "la última iglesia del mundo" y, por qué no, y como seguramente los hay, "el último pintor del mundo", "el último jardinero del mundo". Y así.

Ahora, desde marzo, además, se convertirá formalmente en "ciudad" y por lo tanto será la "última ciudad del mundo", en rigor, la más austral del mundo, sacándole este particular privilegio a Ushuaia, que queda relativamente enfrente, aunque Puerto Williams se erige diez kilómetros más al Sur, sobre el Canal de Beagle, en el Cabo de Hornos.

El pueblo ms austral del mundo que no exista hace medio siglo Hoy su joven poblacin dedicada a la pesca de la centolla y orgullosa de sus ancestros yaganes mira con esperanza el potencial turstico de su patrimonio natural  EFEMANUEL FUENTES

El pueblo más austral del mundo, que no existía hace medio siglo. Hoy su joven población, dedicada a la pesca de la centolla y orgullosa de sus ancestros yaganes, mira con esperanza el potencial turístico de su patrimonio natural. 


Durante miles de años Williams fue el territorio natural de los yámanas o yaganes, una tribu marinera, de rituales exquisitos y una lengua compleja que recuerda el sonido del viento al impactar entre los árboles. Lo que hoy se conoce como Puerto Williams era llamado por los yámanas como “upushwea”.Excepto por ellos, nadie quería vivir allí, sobre los márgenes del endemoniado canal de Beagle, donde verdaderos "edificios de agua" se levantan a 15 metros de altura en la época de las tormentas.


Hasta hoy Puerto Williams, es bucrocráticamente hablando, un poblado. Un espacio semiurbano rodeado de una geografía de brutal belleza compuesta de montañas y voluptuosos bosques magallánicos. Pero su condición de pago chico, de paraje apenas habitado, cambiará a partir de marzo, para quitarle el cetro a Ushuaia como la ciudad más austral del planeta y a Punta Arenas como la ciudad más sureña del propio Chile.


Un “truco” de las autoridades del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) chileno convertirá a los centros urbanos trasandinos con más de 5.000 habitantes en ciudades, según se informó en las últimas horas. Y Williams, que con empeño reúne esa cifra sumando sectores rurales y puestos de avanzada en medio de ninguna parte, queda diez kilómetros más al sur que Ushuaia y a 600 kilómetros de Punta Arenas. Entonces, ese punto otrora en sombras en el que los cartógrafos del medioevo dibujaban dragones y serpientes marinas pasará a ocupar una flamante categoría que jamás esperó alcanzar.


Por supuesto, su nueva designación no la moverá un centímetro de donde se encuentra: en la ribera norte de la Isla Navarino y en la orilla sur del Beagle. “Siempre se comentaba que Puerto Williams no era una ciudad, sino un pueblo, y se veía chiquitito al competir con Ushuaia. De aquí en adelante, vamos a posicionarnos con este tremendo título [el de ciudad más austral del mundo], que se veía lejano e inalcanzable”, le dijo a El Mercurio el director de la Cámara de Turismo local, José Soto Passeck.


El cambio “traerá un sinnúmero de beneficios a sus habitantes“, se entusiasma el gobernador de la provincia Antártica, Juan José Arcos. “Además de provocar que el turismo aumente, porque será un lugar icónico, con esta nueva categoría se podrá acceder a otro tipo de proyectos de infraestructura estatal“, agregó el funcionario.


El Gobierno del presidente Sebastián Piñera anunció en octubre de 2018 una inversión en la región de US$ 151 millones, que se destinará a programas de infraestructura. Su idea es transformar la región en un polo de producción y acentuar el turismo europeo y americano siempre fascinado por lo extremo.



“No entendemos cómo Ushuaia se desarrolla tanto y tiene un puerto con veleros y llegan montones de barcos con turistas y Chile no puede impulsar algo parecido”, le dice a Clarín el dueño de una hostería que tiene sus habitaciones alquiladas a una empresa petrolera que opera en la zona.


Históricamente la gran apuesta chilena en materia de desarrollo austral fue Punta Arenas, una ciudad de 130 mil habitantes y alto nivel de vida, donde confluyen las oficinas centrales de las compañías petroleras, salmoneras, la administración pública y la Zona Franca.



“Un dicho popular de aquí reza: "Se llega a Puerto Williams llorando y cuando te toca partir te vas llorando". Aunque un poco dramático, es una verdad muy humana. Ante la incertidumbre inicial de llegar a la ciudad más austral del mundo, te invade una emoción al dejarla, porque dejas amigos y experiencias que nunca se repetirán”, le explica a este diario Juan Solís, párroco de Nuestra Señora del Carmen, que en breve poseerá el récord de ser “el cura más austral del planeta”.


“Hace seis años llegué aquí con la "incertidumbre" y procuro ser uno más de los que caminamos y forjamos vida y patria en esta isla de Navarino. Con mi servicio de sacerdote católico me abro al diálogo con todos y a recibir la riqueza humana y de la naturaleza. También lo hago desde la educación en el liceo. Es una ciudad que crece y con la constante llegada de nuevos habitantes y visitantes que gustan de ese sitio un poco "salvaje", remarca.


Desde su nacimiento, Puerto Williams y la región sobre la que se levantó ha sufrido el estigma de ser tan novedosa como extrema. Fue fundada el 21 de noviembre de 1953, pero con el nombre de Puerto Elisa. Recién el 22 de agosto de 1956 pasó a llamarse Puerto Williams en recuerdo del marino británico Juan Williams, que plantó la bandera chilena en el Estrecho de Magallanes en 1843.


Cuando ya era un hecho que podía pasar a la posterioridad como un “pueblo”, un pintoresco y aguerrido pueblo, el gobierno de Chile la nombra “Ciudad” con mayúsculas. La última del planeta Tierra.