domingo 14 de abril - 2019

¿Es frecuente alcanzar el orgasmo solo con el sexo oral?


Delicadeza, recursos visuales, táctiles y sonoros y un correcto manejo de la lengua. Estas son las claves para practicar un cunnilingus placentero. Una actividad que, en líneas generales suele ser calificada como una de las más sublimes que se pueden experimentar en una relación sexual, a pesar de que casi la mitad de los hombres asegura que no destaca especialmente por sus habilidades, según revela una encuesta llevada por LELO, firma de juguetes eróticos. A pesar de esa supuesta falta de pericia en el desempeño de la tarea, cuatro cada 10 mujeres declararon en el estudio que logran alcanzar el orgasmo únicamente con sexo oral.

Según los datos de la firma, cerca del 90% de las parejas encuestadas incluye la práctica de cunnilingus en sus relaciones. Sin embargo, tal como reconoce Alberto Gooding, responsable de comunicación de LELO en España, a la luz de los resultados de la encusta los hombres tienen aún un amplio margen de mejora en lo que se refiere a la destreza regalando placer con la lengua.

Aunque el sexo no es una ciencia exacta, sino un arte al servicio de una sensibilidad específica que, además, es variable desvelamos, con motivo de la celebración del Día Internacional del Cunnilingus (14 de abril), los ingredientes que los expertos de LELO incluyen en la receta para un cunnilingus sublime.


1. Des-pa-ci-to. El cuidado, la delicadeza, la sensibilidad son elementos indispensables y también son los que se olvidan con mayor frecuencia. «El clítoris es una zona extremadamente sensible, que cuenta con más de 8.500 terminaciones nerviosas, por lo que su estimulación puede resultar muy placentera o muy dolorosa. Al realizar sexo oral hay que ser cuidadoso y evitar movimientos bruscos o descontrolados», explican.

2. Hay que aprender a manejar la lengua: La boca en general, y la lengua en particular, juegan un papel crucial para ofrecer un cunnilingus placentero. Para conseguirlo, es importante saber variar la velocidad, intensidad, dirección y presión de los movimientos. Los expertos aconsejan comenzar pasando la lengua suavemente de arriba abajo entre los labios, para, progresivamente, realizar movimientos en zigzag (o incluso en círculos) en dirección al clítoris.

También puede resultar efectivo probar a realizar cambios en la intensidad con la que la lengua roza el cuerpo, e incluso aprovechar para dar pequeños besos en los genitales.

3. No hay que centrarse solo en el clítoris, aunque sea el único órgano del cuerpo humano cuya función sea otorgar placer. Es cierto que un cunnilingus inolvidable incluye la estimulación óptima de esa zona, pero centrarse solo en ella puede llegar a ser incómodo e incluso doloroso, por lo que se aconseja estimular también otras zonas, como los labios o incluso la pelvis.

4. Cambiar de postura: La estimulación de los genitales femeninos puede realizarse desde distintos ángulos, por lo que es recomendable probar distintas posturas. Una posibilidad es la técnica conocida como «crucilingus», una postura en la que la mujer se coloca a horcajadas sobre la boca del hombre, que está tumbado boca arriba. Esto permite un contacto total entre la boca, el clítoris y la vulva, por lo que ofrece un nivel intenso de placer.