jueves 27 de junio - 2019

CAIDAS EN LAS VENTAS CON TARJETAS DE CREDITOS


En medio de la caída de consumo, las compañías de tarjetas de crédito no bancarias sufren. Aunque la situación no es homogénea para todas las empresas, los plásticos de financieras ven un aumento de la mora, incluso más elevado al que registran los bancos, y una reducción cada vez más significativa de sus márgenes.

"Las condiciones para las tarjetas no son las mejores. Con tasa topeada, fondeo alto, se estrangulan los márgenes. Todos los jugadores financieros off line que se basa su negocio en las tarjetas de crédito, están viviendo malos años", dijo en off the record un jugador del sector.

La fragilidad de estos emisores varía según el caso. Las compañías relacionadas a las grandes casas de electrodomésticos son las principales perdedoras.

"El momento no es bueno, baja la demanda y a la vez se resienten las cobranzas. La mora en algunos casos llega al 20% o 30% y al mismo tiempo, las carteras no están creciendo", se quejó por lo bajo un ejecutivo.

El sector espera cierta reactivación del consumo local a partir del re lanzamiento del programa Ahora 12, que el Gobierno recientemente extendió a los siete días de la semana, aunque el pronóstico sea que esto no va a presentar necesariamente un alivio para este tipo de plásticos. "Es una encrucijada: como el plan Ahora 12 no tiene tasas remunerativas, las empresas se tienen que plantear entre sufrir por perder plata, o sufrir por perder comercialmente si deciden no adherirse", señaló.


Para la analista de la calificadora de riesgo Moody´s, Valeria Azconagui, "la situación de estos emisores es lógica en un escenario de pérdida de poder adquisitivo del salario y caída de la actividad económica. Venimos de 15 meses de tasas altas, y sobre todo para las compañías que se fondean en el mercado local, esto se traduce en un costo del fondeo por encima de la media", explicó.

Además del encarecimiento del fondeo, el incremento de la mora es otra de las alertas rojas del sector. Azconegui identificó dos tipos de situaciones a modo de ejemplo. "Por un lado, tenemos el caso de Cetelem, una tarjeta que tiene el respaldo del BNP Paribas, que por el tipo de cartera que tiene vio que el ratio de mora se elevó hasta el 46% en nuestra última medición", dijo y agregó: "Por otro, el de Naranja, donde si bien la mora subió al 10% no afecta la buena salud del negocio, que está respaldado por el Grupo Financiero Galicia y porque ha diversificado sus negocios en el último tiempo", sumó.