miércoles 26 de junio - 2019

LA NARCO CORDOBA Y POLICÍA SERIAMENTE COMPROMETIDA: AGRAVAN PENAS


info lavoz.- aún no había terminado de leer por completo el fallo, pero todo en sus gestos denotaba satisfacción.

“Con paciencia y con justicia”, resumió el fiscal federal Enrique Senestrari cuando ayer a la tarde se le pidió su opinión sobre el fallo que en ese momento comenzaba a conocerse y por el cual la sala 3 de la Cámara Federal de Casación agravaba las condenas contra los cinco policías acusados del llamado “narcoescándalo” que explotó en 2013.

Tres años, un mes y 23 días después de aquella sentencia que dictaminó el Tribunal Oral Federal N° 2 de Córdoba, ayer otra vez esta causa maldita para la Policía volvió a generar estruendo.

Un expediente que siempre ardió y que en su momento generó un sismo en distintos focos de poder local, además de la Jefatura: en los Tribunales federales y en la política.

Cuando el caso saltó a la opinión pública, en septiembre de 2013, y los policías de Drogas Peligrosas quedaron presos, debieron renunciar el entonces ministro de Seguridad, Alejo Paredes, y el jefe de la Policía, Ramón Frías. Tres meses después, en medio de una convulsión interna que se arrastraba desde el narcoescándalo, se produjo el motín policial.

Con una demora que ya había levantado varios comentarios y suspicacias en los pasillos de los tribunales, ayer se conoció el fallo dividido de Casación Penal que impuso penas más duras contra el comisario general Rafael Sosa y otros cuatro agentes que en aquel 2013 trabajaban en Drogas Peligrosas, división que el entonces gobernador José Manuel de la Sota decidió extinguir tras la conmoción que esta investigación produjo en su momento.

De esta manera, el tribunal de alzada dio lugar a las apelaciones presentadas por los fiscales Enrique Senestrari y Abel Córdoba, quienes en el juicio que terminó el 3 de mayo de 2016 actuaron en la parte acusatoria e insistieron en la figura de asociación ilícita, algo que, en ese momento, el Tribunal Oral Federal N° 2 (integrado de manera excepcional por Miguel Hugo Vaca Narvaja, Mario Garzón y el riojano Luis Herrera Piedrabuena) desechó.

Los policías fueron condenados en aquella oportunidad por figuras menores a las que figuraban en el expediente al comenzar las audiencias orales y públicas.

En los alegatos, Senestrari y Córdoba habían solicitado condenas de entre 10 y 15 años. En el fallo de primera instancia, cuatro de estos policías recibieron entre uno y tres años, mientras que un quinto, Franco Argüello, terminó con seis años de prisión efectiva. En tanto, los policías Cristian Ingas y Mario Osorio fueron absueltos, sentencias que ya quedaron firmes.

Nuevas penas

El nuevo fallo, que se conoció ayer, indica ahora que el exjefe de Drogas Peligrosas, Rafael Sosa, deberá purgar nueve años de prisión e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena por ser considerado autor penalmente responsable del delito asociación ilícita, en calidad de jefe, y coautor del delito de violación de los deberes de funcionario público, cometido en dos oportunidades.

En tanto, el comisario Gustavo González recibió cuatro años de prisión e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena, accesorias legales y costas, por ser considerado coautor penalmente responsable de los delitos de asociación ilícita y violación de los deberes de funcionario público.

Alfredo Seine fue condenado a tres años y medio de prisión e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena por ser considerado coautor penalmente responsable de los delitos de asociación ilícita y violación de los deberes de funcionario público.

A Fabián Peralta Dáttoli le impusieron la misma pena que a Seine, en idéntica calificación penal, mientras que Argüello, el único que había quedado preso al terminar el primer juicio, recibió ocho años de prisión e inhabilitación especial por el doble de tiempo de la condena por ser considerado responsable de los delitos de asociación ilícita, violación de los deberes de funcionario público y extorsión.

Dos visiones y un fantasma

El fallo fue por mayoría: votaron por agravar las condenas los jueces Carlos Mahiques y Eduardo Riggi, mientras que Juan Carlos Gemignani (cuyo voto ocupa gran parte del fallo) indicó que todos debían ser absueltos. Dos visiones muy opuestas sobre un mismo expediente.

En esta sentencia hay 542 menciones al agente civil ilegal Juan Francisco “el Francés” Viarnes, aún detenido en una cárcel de Paraguay y prófugo de la Justicia federal, que todavía no lo pudo juzgar por este mismo caso.

Tras declarar como “arrepentido”, Viarnes logró ser excarcelado a mediados de 2013 y pronto se fugó. Fue capturado en Paraguay en 2016, días después del fallo. Aún no se logró la extradición.

Es que gran parte de la controversia de este caso gira en torno a si los policías utilizaron a Viarnes como “informante” sabiendo que su rol era ilegal o si estos fueron víctimas de las múltiples fábulas de un personaje aún indescifrable.

“Claramente, Viarnes participó de manera directa, voluntaria y sin coacción en la mayoría de los episodios que narra, y en otros lo hizo en forma autónoma, independiente, astuta, y aprovechando información que tomaba de víctimas y/o cómplices (...). En síntesis, considero que no se ha acreditado que los imputados hayan utilizado a Viarnes de un modo distinto al de informante (...). Asimismo cabe señalar que la figura del informante, tan controvertida, al momento de los hechos no estaba regulada y tal vacío legal no puede ser utilizado en contra de los imputados. Ello ha cambiado en la actualidad, pues de modo reciente la ley 27.319 reguló, entre otras, la figura del informante”, resaltó el juez Gemignani al votar por la absolución.

De modo contrario, los otros dos magistrados sostuvieron que todo se trató de un ardid en el que los policías y Viarnes actuaron como cómplices para cometer diferentes delitos en medio de allanamientos antidrogas. Y resaltaron que el rol de Sosa, como jefe de la división, lejos estaba de ser pasivo, ya que se involucraba en los operativos.

Gustavo Franco, defensor de Sosa, dijo ayer que el voto minoritario de Gemignani “hace lugar a los recursos de Casación y amerita que se conceda el recurso extraordinario” para que el expediente viaje ahora hacia la Corte Suprema.

O sea, esta historia judicial aún está lejos de concluir.

Tres años después: nuevas penas

Casación agravó las condenas a cinco policías de la ex Drogas Peligrosas. Por ahora, cuatro seguirán libres.

9. Gustavo Rafael Sosa. El entonces jefe de Lucha Contra el Narcotráfico recibió la pena más larga: nueve años de prisión por asociación ilícita.

4. Gustavo “Huevo” González. El exresponsable del área de Investigaciones dentro de la división antidrogas fue condenado a cuatro años.

3.6. Alfredo Seine (de pie, con campera negra y pantalones claros). Integrante de una brigada antidrogas, fue condenado por los delitos de asociación ilícita y violación a los deberes de funcionario público.

3.6. Fabián Peralta Dáttoli. Con un rol más operativo en una brigada, fue condenado por asociación ilícita y violación a los deberes de funcionario público.

8. Franco Argüello. Había recibido seis años en la primera condena. Ahora le subieron la pena a ocho años de cárcel. Suma el delito de extorsión.