martes 25 de junio - 2019

La Corte Suprema de Brasil negó la libertad al expresidente Lula


Superior Tribunal Federal de Brasil rechazó esta noche conceder la libertad provisional al ex presidente Luis Inácio Lula da Silva, planteada en un hábeas corpus que cuestionaba la actuación del ex juez Sérgio Moro.

La Corte brasileña rechazó, en votación dividida de 3 votos a 2, la propuesta del ministro Gilmar Mendes de conceder la libertad provisional al ex Presidente hasta que se resuelva sobre el hábeas corpus presentado por la defensa, que se centra en la sospecha sobre la actuación del ex juez Moro, hoy ministro de Justicia del gobierno de Jair Bolsonaro.

Lula da Silva está preso desde hace más de un año por lavado de dinero y corrupción en la causa conocida como Lava Jato.

La defensa del ex presidente y líder del Partido de los Trabajadores (PT) había cuestionado en diversas presentaciones la imparcialidad de Moro, que investigó el Lava Jato, pero la reciente difusión de contactos entre el entonces magistrado y la Fiscalía consolida esos argumentos.

Sin embargo, no alcanzó para que los magistrados aceptaran la propuesta de Mendes, según la decisión publicada en la web oficial y la cuenta de Twitter del alto tribunal brasileño.

En un principio el Supremo había ubicado estos hábeas corpus en el puesto número 17 de los temas a tratar, lo que en los hechos significaba que no sería analizado hasta agosto, luego de la feria judicial, pero ante un planteo de la defensa del ex presidente se resolvió avanzar hoy con el análisis de dos de esos hábeas corpus.

La decisión, de todos modos, es provisional. El análisis definitivo del caso quedará para un momento posterior, pero no hay previsión aún de cuándo será el juicio.

El caso comenzó a ser analizado en diciembre del año pasado, antes de la divulgación de los mensajes intercambiados entre el entonces juez federal Sergio Moro y el procurador Deltan Dallagnol.

Según las comunicaciones que tomaron estado público, Moro dio orientaciones al procurador sobre cómo actuar en procesos de Lava-Chato, incluso en uno que investigaba al ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva.

En noviembre, cuando el hábeas corpus fue presentado, Moro acababa de aceptar la invitación de Bolsonaro, que se benefició con la salida de Lula de la contienda presidencial cuando lideraba las encuestas, para ser ministro de Justicia.

Para los abogados del ex presidente, eso demostraba su parcialidad. Fue Moro que condenó a Lula por primera vez en el proceso del triplex en Guarujá (SP), causa que terminaría con Lula en prisión a pesar de la falta de pruebas sólidas.